Guyon, madame – (1648-1717)

Jeanne-Marie Bouvier de la Motte (más conocida por madame Guyon) fue una célebre mística. Había nacido en Montargis en abril de 1648, de un Bouvier de la Motte, letrado relator de profesión. Influída por la lectura de los escritos de San Francisco de Sales y de su pupila la religiosa Jeanne de Chantal (fundadores de la orden de la Visitación, 1619), Jeanne mostró pronto inclinación por la vida ascética y quiso hacerse religiosa, pero su familia se opuso y acabó casada, a los dieciséis años, con un Jacques Guyon du Chesnoy, cerca ya de los cuarenta. Viuda luego a los 28 años y con varios hijos, creyó haber recibido misión de convertir a herejes y abandonó a su familia y sus intereses cuatro años después, sin querer, esta vez hacerse religiosa con votos. Se dirigió a Ginebra donde fracasaron sus esfuerzos, y luego recorrió el Piamonte, Saboya y el Delfinado, propagando su misticismo, una doctrina que reducía la religión al puro amor de Dios, lo que conduciría a lo que se conoce por quietismo. Y, después de cinco años de errancia y predicación entre 1681 y 1686, acabó en París.

Ya en la capital del reino, no tardará en granjearse la amistad de personalidades de relieve como madame de Maintenon y, luego, de partidarios como Fénelon, eclesiástico preceptor del duque de Borgoña, junto con el cual iba a ejercer su influencia cerca de las damas de Saint-Cyr –esa escuela educativa que madame de Maintenon acababa de abrir-, y del brillante entorno aristocrático de la corte.

En Francia, madame Guyon exponía, sobre todo en su Moyen court et très facile de faire oraison, una especie de quietismo atenuado. Sin admitir la irresponsabilidad del alma en los desórdenes del cuerpo, la perfección espiritual consistía paa ella en un acto continuo de contemplación de amor, en un abandono total a Dios (que ella llamaba desapropriation o abandonnement) el cual desemboca en el “estado de oración”. Y ese estado de “quietud” perfecta nos dispensa de cualquier reflexión sobre Dios y sus atributos, y sobre Jesucristo, y excluye incluso el deseo de salvación y de santificación; finalmente, hace inútil, y hasta perjudicial para la perfecta contemplación, la práctica de rezos orales, de la confesión, de la mortificación y de las buenas obras.

Después de aquel primer internamiento en las visitandines -de donde saldrá en septiembre de 1688, gracias a la influencia de la esposa del rey-, las cosas empezaron a cambiar para madame Guyon. En mayo de 1693, madame de Maintenon le significaba la expresa prohibición de reaparecer por Saint-Cyr; y en agosto, Bossuet aceptaba examinar los escritos de esa dama de quien tanto caso se venía haciendo y que con tanto favor había contado hasta entonces; y su conclusión, de marzo de 1694, fue muy negativa.

Luego vendrán la Conferencia de Issy, que se abrió en 1694, en que sus obras fueron severamente cuestionadas, y la formal condena del papa en 1699.

Madame Guyon conoció prisión en una de las torres de la Bastilla, y luego reclusión en un convento (1698-1703). De vuelta a la libertad, fue exiliada a Diziers, cerca de Blois, donde animó un círculo quietista de católicos y protestantes; y allí pasará el resto de su vida, ocupada, al decir de las crónicas, en hacer el bien; hasta 1717 en que murió.

Había producido numerosos escritos espirituales que no brillan ni por el método ni por su estilo; además del ya mencionado Moyen…, citaríamos la Explication du Cantique des Cantiques, selon le sens mytique, los Torrents spirituels (1682), los Vers mystiques, compuestos en prisión…

APUNTE BIBLIOGRÁFICO

Correspondance de Jeanne-Marie Guyon (1648-1717); H. Champion, 2003.

COGNET, abate Louis: Crépuscule des mystiques: le conflit Fénelon-Bossuet; Desclée, 1958.
GONDAL, Marie Louise: Le “moyen court”et autres écrits spirituels: une simplicité subversive. Madame Guyon. Texto establecido y comentado por –; Grenoble, J.Millon, 1995.
GUERRIER, Louis (1827-1902): Madame Guyon, sa vie, sa doctrine et son influence, d’après les écrits originaux et les documents inédits; Ginebra, Slatkine, 1971.
HAZARD, Paul: La crise de la conscience européenne (1680-1715); París, 1935, diversas ediciones posteriores, Fayard, 1961.
THOMPSON, Phyllis: Madame Guyon, martyr of the Holi Spirit, 1986.

Deja un comentario