Helvétius – (1715-1771)

Claude Adrien Helvétius, hijo de un médico de Luis XV y rico fermier général él mismo, decidió retirarse de los negocios en 1750, para proteger a los filósofos y casarse al año siguiente. Porque el salón de su mujer, va a convertirse en el Cuartel General de la “filosofía”. Intelectualmente discípulo de Condillac, en sus libros -mediocremente escritos- aplica a la moral las consecuencias extremas del sensualismo. El tratado De l’esprit, exposición de la doctrina sensualista sobre la que fundamenta toda la psicología, provocó gran escándalo en octubre de 1758, acusado de socavar los valores morales; fue denunciado por la Sorbona, condenado por el arzobispo de París y por el Papa como impío, y considerado  una amenaza para la autoridad real, a pesar de la retractación formal a la que su autor se avino; incluso algunos, en las filas enciclopedistas, emitieron reservas.

En De l’Homme (1772), el estudio realista del espíritu humano le lleva al materialismo (obviamente combatido por los moralistas tradicionales), y a la idea de que, nacidos todos iguales, venimos a diferenciarnos sólo a través del medio; será nuestro interés, y únicamente él, el que dicte nuestras acciones y nuestros juicios.

Helvétius, para quien la moral sólo sería la conformidad a una legislación bien hecha; se esfuerza en fundar sobre la utilidad esa moral eficaz: y será con una racional utilización del interés y de las pasiones, y, sobre todo, a través de una educación en la que prevalezca la noción de bien público, como conseguiremos establecer la armonía entre individuos en el seno de la sociedad.

También arriesgará un poema, Du Bonheur, que quedará inconcluso.

APUNTE BIBLIOGRÁFICO

CUMMING, Ian: Helvétius, his life and place in the educational thought; Londres, Routledge, 1998.
HAZARD, Paul: La crise de la conscience européenne (1680-1715); París, 1935, diversas ediciones posteriores, Fayard, 1961.

Por favor, síguenos y comparte:

Deja un comentario