Rambouillet, madame de – (1588-1665)

Catherine de Vivonne nació en Roma en 1588 y era hija del marqués de Pisani Jean de Vivonne, -embajador que había sido cerca de Felipe II de España y ahora en Roma-, y de una noble romana, Julia Savelli. Recibió una excelente educación, y en la sociedad en torno a sus padres aprendió desde niña el delicado arte de la conversación.

En enero de 1600, cumplidos los 12 años, la casaron con Charles d’Angennes (1577-1652), futuro marqués de Rambouillet en 1611. Su marido, hijo él mismo de embajador, fue nombrado representante de Francia en Piamonte en 1614/15, mariscal de campo en 1620, y enviado en 1627 como embajador en España, lo que no será óbice para que de aquel matrimonio nazcan siete hijos, de los cuales dos varones.

Los nuevos esposos abandonarán pocos años después el viejo hotel de Rambouillet de la rue Saint-Honoré de París, para instalarse en la rue Saint Thomas du Louvre, en el amplio hotel de Pisani que ella quiso remodelar y decorar enteramente; y el conjunto que va a resultar, con sus hermosos jardines, será ejemplo de buen gusto en aquel París de la primera mitad del siglo.

Siempre de frágil salud y también por evitar las costumbres de la corte, que desaprobaba, Catherine (la incomparable Arthénice, según el feliz anagrama que le dedicará un día Malherbe), buena persona, virtuosa sin gazmoñería y culta sin pedantismo, que hablaba las dos grandes lenguas del momento: italiano y español, había decidió enseguida abrir un salón que acabará haciéndose justamente célebre, por la selecta sociedad que lo frecuentará, por el toque de femineidad que ella sabrá darle y por la brillantez de aquellos asiduos contertulios en virtud, nacimiento, talento o inteligencia. La perla y centro de su nueva existencia va a ser la chambre bleue, de su hôtel, tal como lo describirá Tallemant des Réaux (1619-1692) en sus Historiettes, que encontrará eco también en el Grand Cyrus de Mlle. de Scudéry, y que alimentará las crónicas sociales y literarias.

Se le conocerá como Hôtel de Rambouillet. Y en aquel salón que ejercerá gran influencia sobre la lengua, el vocabulario y la literatura francesa del momento, Catherine era admirablemente secundada, hasta su matrimonio, por su hija primogénita Julie Lucie d’Angennes (la destinataria de aquella guirlande de Julie, manojo de madrigales que, con ayuda de los asiduos poetas del salón, le ofreció el que acabará siendo su marido en 1645), y luego, con mucho menos encanto, por su otra hija Angélique Claire, que casará en 1658 con el marqués de Grignan François Jules de Castellane y fallecerá en 1663.

Será, a partir de 1620 y, sobre todo, entre 1635 y 1648 cuando el hotel de Rambouillet conozca su mejor momento, pues ya con la muerte de Voiture –el permanente y fecundo animador-, el ambiente decayó notablemente. Las personas que frecuentaron el conspícuo lugar, o lo visitaron ocasionalmente, fueron cambiando a lo largo de los años, por disponibilidad o por edad. Entre los grandes nombres, además del marqués de Rambouillet señor de la casa, se contaron el cardenal de Richelieu (1585-1642), Louis II de Borbón el Grand Condé (1621-1686), el duque de Montausier (1610-1690), que se convertirá en esposo de Julie… Entre los talentos intelectuales, los beaux esprits, Malherbes (1555-1628), Honoré d’Urfé (1567-1625), Vaugelas (1585-1650), Racan (1589-1670), Gué de Balzac (1595-1654), Chapelain (1595-1674), Desmarets-St.-Sorlin (1595-1676), Voiture (1597-1648), Georges Scudéry (1601-1667), el abate Cotin (1604-1682), La Calprenède (1610-1663), Benserade (1613-1691), Ménage (1613-1692), Sarasin (1615-1654)…Y entre las mujeres, brillaron en aquel salón la marquesa de Sablé (1598-1678), Madeleine de Scudéry (1607-1701), la duquesa de Longueville (1619-1679), la marquesa de Sévigné (1626-1696), la condesa de La Fayette (1634-1693), madame Deshoulières (1637-1694), entre otras.

Julie (1607-1771), la hija de la marquesa –futura duquesa de Montausier-, era el alma del selecto círculo. Cada persona de aquella sociedad recibía un nombre sacado de la culturas griega o de algún personaje literario, y las mujeres se decían de sí mismas precieuses (apelativo tomado, al principio, en sentido laudativo).

Y aquel selecto colectivo pareció aportarle a la sociedad indiscutibles buenos servicios, proscribiendo de las altas esferas aquellos rudos comportamientos que venían de las guerras de religión y de la época de Enrique IV le Béarnais, ya fuese en las letras, extendiendo la afición por la literatura italiana o española, o depurando la lengua, orientando el buen gusto y elevando la conversación al nivel de arte refinado. Allí se entregaban, con decoro, pero sin artificio ni pedantería, a controversias y divertimentos literarios, o a debates de casuística amorosa. Y Tallemant dice en el capítulo dedicado a Voiture de sus Historiettes: “Todos los días le gastaban a alguien alguna broma, era un perpetuo alboroto (tintamarre) en el hotel de Rambouillet”. Y la cantante mademoiselle Paulet, la lionne, amenizaba las reuniones de cuando en cuando.

Pero, como a veces sucede con movimientos similares, para algunos acabará provocando el efecto péndulo y cayendo en afectación, hasta convertirse el “preciosismo” en objeto de mofa o crítica. Y a ello contribuyeron quizá también cábalas poco dignas, intrigando, por ejemplo, para que se prefiriera la Phèdre de Jacques Pradon –de cuyo nombre nadie se acuerda hoy-, a la de Jean Racine, sacadas ambas ese año de 1677. Pero ya Molière, con alguna injusticia y no poca crueldad, les había dado una estocada casi mortal con sus Précieuses ridicules de 1659.

Catherine de Vivonne, marquesa de Rambouillet, tuvo de su matrimonio siete hijos, de los cuales dos varones. Entristecida su memoria por la pérdida de sus hijos (el vidame du Mans, que morirá en 1631, y el marqués de Pisani, caído en Nördlingen en 1645, con tres hijas en religión (una de ellas, de atrabiliario carácter, hubo de ser desposeída de su dignidad de abadesa de Yerre), y achacosa ya, morirá en París en diciembre de 1665, a la edad de 77 años.

 

APUNTE BIBLIOGRÁFICO

ARONSON, Nicole: Madame de Rambouillet ou la magicienne de la chambre bleue; París, Fayard, 1988.
BURY, Emmanuel: Le classicisme: l’avènement du modèle littéraire français (1660-1680); Nathan Université, 1993.
KRAJEWSKA, Barbara: Mythes et découvertes: le salon littéraire de madame de Rambouillet dans les lettres des contemporains; Seattle, “Papers on French seventeenth century literature”, 1990.
LIVET, Charles-Louis : (1828-1898): Le dictionnaire des Précieuses par le sieur de Somaize…;Paris, P. Jannet, 1856.

     “               “              : Précieux et précieuses; caractères et moeurs littéraires du XVIIe. Siècle; París,H. Welter, 1895.
MAGNE, E.: Voiture et l’Hôtel de Rambouillet; 1929/30, 2 vol.
PELLISSON-FONTANIER, Paul (1624-1693): Histoire de l’Académie Française, con introducción, aclaraciones y notas por Ch.-L. LIVET; reproducción facsimilar, Slatkine reprints, 1989
ROEDERER, Pierre-Louis (1754-1835): Mémoires pour servir à l’histoire de la société polie en France;Firmin-Didot frères, 1835; reeditado en 1969 por Slatkine reprints.

Deja un comentario