Frente popular (Front populaire, 1936-1938)

Fue el nombre que se dio a sí misma, por analogía con el Frente popular español, la coalición de partidos de izquierda que llegó al poder en Francia, en junio de 1936.

Su origen es complejo: Por un lado, la prolongada crisis económica mundial, tras el espasmo de Wall Street de 1929, que, como una lenta pero inexorable ola,  llegaba a Europa meses después y vino a afectar a Francia entre finales de 1930 y principios de 1931; y por otro (después de aquellos años de esperanza que habían seguido al desastre económico y social y a la hecatombe demográfica de 1914-1918), factores diversos de naturaleza política como eran la evolución europea, con el ascenso del fascismo en Italia y del nazismo en Alemania, y el fortalecimiento de aquellas ligas de extrema derecha (Action Française, Croix-de-Feu, Jeunesses Patriotiques), que, derivado del escándalo Stavisky, habían organizado la violenta manifestación antiparlamentaria del 6 de febrero de 1934. Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Gaulle, Charles De – (1890-1970)

Aquel que iba a erigirse como una de las personalidades de más relieve en la Francia del siglo XX, nació en Lille el 22 de noviembre de 1890, siendo el tercero de los que serán cinco hermanos (cuatro varones y una mujer), y en el seno de una familia de vieja tradición monárquica. Influenciado por su padre, el parisiense Henri De Gaulle –funcionario y luego sólido y eficiente profesor en la enseñanza privada-, pronto se sintió atraído por la lectura de escritores como Barrès, Péguy y filósofos como Bergson y el espiritualista Boutroux. Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Mazarino – (1602-1661)

          Giulio Mazarini, llamado en francés Jules Mazarin, nacía en Pescina (reino de Nápoles entonces) el 14 de julio de 1602. Al servicio su padre de los Colonna, que protegieron sus inicios, siguió brillantes estudios con los jesuítas de Roma y creció con los hijos de aquella familia, al servicio de la cual pasó a la España de Felipe III hacia 1619/21. Apretado por alguna urgencia pecuniaria y ciertos problemas que su padre hubo de afrontar, Giulio deja definitivamente el mundo de la diletancia juvenil -habiendo ya terminado sus estudios de derecho civil y canónico-, e ingresa en el ejército pontifical de Urbano VIII (un Barberini), y de alli, luego, a la diplomacia. Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte: