Francisco de Sales (San –) (1567-1622)

El que será obispo canonizado, teólogo y escritor de expresión francesa, nacía en el château de Sales, cerca de Annecy, en 1567, en el seno de una familia aristocrática del ducado de Saboya, por entonces independiente de Francia.

Sigue sus estudios de humanidades y de filosofía en el colegio parisiense de Clermont, regentado por los jesuítas; y luego estudia teología y derecho en la universidad de Padua.

            Después de brillantes estudios, en 1592 se inscribe en el colegio profesional (barreau) de Chambéry, donde se  hace notar como abogado.

Pero, marcado por su infancia campestre y la piedad de su familia, su auténtica vocación era la Iglesia.

Siendo estudiante en París, tuvo que atravesar la tempestad de una severa crisis espiritual, al sufrir la tentación de desesperación respecto a la predestinación.

            Sacerdote en 1593, es enviado como misionero, durante cuatro años, a la región alpina de la Alta Saboya de Chablais, a fin de ganarle esas tierras al protestantismo. Así toma parte en algunas controversias con el teólogo protestante Théodore de Bèze, discípulo y suceso de Calvino, y gana  muchos calvinistas, con su natural unción y su sentido de la caridad.

En 1602, sucede al príncipe-obispo de Ginebra, del que, hasta entonces, era coadjutor: y durante veinte años, sin poder ocupar su sede episcopal (la ciudad de Ginebra era la capital entonces del calvinismo), será un obispo reformador, en la línea del Concilio de Trento y de (San) Carlos Borromeo, asiduo en recorrer su diócesis, en predicar, confesar, catequizar y formar a un clero bien preparado. Y sus sermones -sencillos y sin fárrago pedantesco-, influirán en Vicente de Paul.

            En 1610, con la colaboración de la piadosa baronesa Jeanne de Chantal (1572-1641), abuela de la marquesa de Sévigné (1626-1696), funda en Annecy el Institut de la Visitation, contemplativos y activos al mismo tiempo, que, ocho años después, se convertirá en orden de clausura, y que va a conocer, a partir de entonces, una extraordinaria expansión, con 87 monasterios a la muerte de su fundadora en 1641.

            Encargado Francisco de Sales de varias misiones a Francia, supo también ganarse la estima de Enrique IV y luego de su sucesor Luis XIII. Frecuentó la corte y los medios devotos de París (Bérulle, Marillac, madame Acarie…), y tuvo ocasión de relacionarse con Vicente de Paul, más joven que él, a quien confiará la dirección espiritual de la Visitación.

            A pesar de su escaso tiempo disponible, Francisco de Sales fue tambien un escritor fecundo: La Introduction à la vie dévote, de 1608, compuesta de capitulos breves, de finalidad muy concreta y estilo florido, a través de cartas dirigidas a una Philotée (o Filotea, amiga de Dios), hace salir la perfección de los conventos, para ofrecérsela como ideal a aquellos cristianos que viven en el mundo, pero quieren salvar su alma; en ella ofrece lo esencial de su dirección espiritual.

            Y para las almas adelantadas y contemplativas, el obispo escribe su Traité de l’amour de Dieu (1616), con el mismo ánimo de espiritualidad exigente pero sonriente al mismo tiempo, y que marca un camino místico, desde la oración de quietud a la visión divina en el cara a cara eterno; y ello en un estilo que alíaba la tradición del humanismo erudito a ciertos florilegios ya barrocos.

            Después de un triunfal viaja a París (1618-1619), donde pronuncia numerosos sermones y funda un monasterio de la Visitación, Francisco de Sales regresa a Annecy, esperando poder retirarse a la ermita de Sain-Germain de Talloires, de su diócesis, en Alta Saboya.

Pero aquel deseo no podrá cumplirse y, en pastor siempre activo, pero ya agotado, hace un viaje a Lyon, a finales de 1622. Allí encontrará la muerte, el 28 de diciembre, después de una vida volcada en el apostolado.

Por su carisma, su dulzura y su optimismo teológico, Francisco de Sales se había convertido en una figura emblemática del humanismo cristiano. Será canonizado en 1665.

            Sus escritos (Introduction, Traité, el póstumo Entretiens… ) fueron reunidos y publicados en París en 1822, en 16 vols., y luego en Besançon en 13 vols., en 1859. Y en ellos da prueba de sus excelentes dotes de escritor, con un estilo distendido, que no desdeña, cuando procede, ni el nivel familiar y el juego de palabras; si bien, para él, la escritura sólo había sido herramienta para el alto designio que se había propuesto: la dirección de almas.

Patrón de los escritores y periodistas católicos, su “Introducción a la vida devota”, “libro de cabecera de las madres de familia” –dirá Bourdaloue-, pauta de vida en apariencia al alcance de todos, constituirá, al menos durante tres siglos, el breviario de los laicos. A finales del s. XIX, se contaban 400 ediciones, con la reedición de Silvestre de Sacy. Y más de 2.000 cartas suyas -posiblemente la décima parte de su inmensa correspondencia y testimonio de su infatigable actividad apostólica-, fueron publicadas desde 1626 a 1923.

            Una Sociedad de los Salesianos fue fundada en Turín por Juan Bosco, en 1859 (y aprobada por Pío IX en 1874, papa que proclamará a San Francisco de Sales doctor de la Iglesia en 1877). Los Salesianos nacían con la vocación de dedicarse a la educación e instrucción cristiana de niños y jóvenes de las clases pobres. Con su casa madre en Turín, hoy cuenta con 755 congregaciones y más de 18.000 miembros.

APUNTE BIBLIOGRÁFICO

FRANÇOIS DE SALES: Correspondance; Les lettres d’amité spirituelle (edición establecida y anotada por André RAVIER); París, Desclée de Brouwer, 1980.
BRÉMOND, Henri: La métaphysique des saints; A. Colin, 1967.
DU JEU, Emmanuel: Le témoignage de Jeanne de Chantal; París, P. Téqui, 2001 (col. “Les Saints du monde”).
FÉVOTTE, Patrick-Marie, Père: Tout par amour; vivre le quotidien avec saint François de Sales; Flavigny-sur-Ozerain, Traditions monastiques, 2013. 
KERMINA, Françoise: Jeanne de Chantal; Perrin, 2000.
LEGROS, Philippe: François de Sales, un maître en pédagogie; P<r-is, Don Bosco, 2005.
MELLINGHOFF-BOURGERIE, Vivianne: François de Sales: un homme de lettres spirituelles, culture, tradition, spiritualité; Ginebra, Droz, 1999.
SIGAUT, Marie-Hélène: François de Sales et Jeanne de Chantal; París, Flerus, 1986.

En español:

FRANCISCO DE SALES: Dirección y amistad espiritual. Cartas de San Francisco de Sales a Santa Juana Francisca de Chantal; CCS, 2008.
ALBURQUERQUE, Eugenio: Una espiritualidad del amor: San Francisco de Sales; CCS, 2007.
LASANTA, Pedro Jesús: San Francisco de Sales, doctor del amor; Horizonte, 2012.
LLOPIS, Joan: Francisco de Sales, doctor del amor; Centro de pastoral litúrgica, 2002.
SESÉ, Bernard: Vida de San Francisco de Sales; San Pablo, 1995.

Deja un comentario