Bourdelle, Antoine (1861-1929)

                Émile Antoine Bourdelle, que llegaría a ser un conocido escultor, pintor y dibujante, nacía en Montauban en 1861, hijo de un ebanista y escultor en madera, en cuyo taller trabajó a partir de los 13 años.
A los quince años, obtiene una beca de estudio e ingresa  en la Académie des Beaux Arts de Toulouse, para formarse posteriormente con Falguière, en los cursos que este impartía en l’Ecole Nationale Supérieure de Beaux Arts de París, de 1885 a 1886
En 1893, con 32 años, entra como desbastador (praticien) en el taller de Rodin y, convertido en su principal ayudante durante diez años, sufrirá fuertemente la influencia del maestro.

                Pero, manteniendo siempre como referencia la escultura románica, gótica y griega arcaica, Bourdelle inicia una vía más personal, que se percibe en “Tête d’Apollon” de 1900. El dinámico “Héraclès archer”, 1909 -inspirado en el frontón de Egina-, o sus dos Beethoven, de 1887 a 1929, anuncian ya el “Monument aux morts de 1870” -una de sus primeras obras mayores-, realizado para su ciudad natal de Montauban de 1897 a 1902, dentro de una inspiración romántica heroica y patética; en él aparecen, más allá del naturalismo, su voluntad simplificadora y el gusto por los volúmenes masivos y las deformaciones expresivas. Elocuencia de la que a duras penas podrá deshacerse el artista (ver su postrera obra “Monument aux mineurs morts de 1914-1918”, de Monceaux-les-Mines, inaugurado en octubre de 1930).

Bourdelle

                En marzo de 1904, ha contraido matrimonio con la pintora Stéphanie Van Parys, con la que ha tenido un hijo en 1901, Pierre Bourdelle, que será también escultor, emigrará a los EE.UU. en 1929, a la muerte de su padre, y morirá en Suiza en 1966.

                El estilo de Antoine Bourdelle comienza a afirmarse realmente a partir de 1909, al año de haber dejado el taller de Rodin.
Queriendo definir las estructuras permanentes y esenciales (bajorrelieves del Théâtre des Champs Élysées, 1912), buscaba los ritmos que desgajaran fuerza, el efecto de masa y el carácter monumental no reñidos con la expresión dinámica.
Otras obras suyas son “la Vierge à l’Enfant” (o “Vierge d’Alsace”, otro homenaje de Bourdelle a la escultura románica), de 1923. O este culto a la escultura arcaica griega que representan Sapho, meditando en una roca con su lira (escultura en la que trabajó cerca de cuarenta años, de 1887 hasta 1925), y el “Centaure mourant” (“Centauro moribundo”, ejecutado para el atrio del Théâtre des Champs Élysées, entre 1911 y 1914, proyecto éste en el que se involucró aportando estatuas, bajorrelieves y la novedad de frescos sobre cemento armado).
De temperamento lírico y aun cayendo a veces en cierta ampulosidad, Bourdelle buscaba con frecuencia la expresión épica o romántica, como lo denotan el monumento ecuestre al general Carlos Alvear en Buenos Aires, 1913-1923, el monumento al poeta nacionalista polaco Mickiewiecz en la place de l’Alma en París (obra en la que, desde 1909, va a trabajar casi hasta su muerte), o “Carpeaux au travail”,  con su blusa de trabajo y de pie, de 1909.
Figura artística entre dos siglos, Bourdelle representa un final y, al mismo tiempo, un comienzo. Él prolonga el romanticismo y también lo agota, y contribuye a liberar la escultura de los restos estrictamente naturalistas.

                Su primer matrimonio no había tenido éxito, y en junio de 1918, Bourdelle se casaba con Cléopatre Sevastos, veinte años menor, que había sido su alumna, y con la que ya tenía una hija, Rodhia (1911-2002).

                Después de haber ejecutado cerca de 900 esculturas y numerosos dibujos, fallecía en Le Vésinet (Yvelines, no lejos de París), el 1 de octubre 1929, y su cuerpo reposa en el cementerio de Montparnasse.
Desde 1924, ostentaba la medalla de Commandeur de la Légion d’Honneur.
Bourdelle dejaba numerosos alumnos, y por sus talleres habían pasado Alberto Giacometti, Germaine Richier, Margaret Cossaceanu…
El museo Bourdelle de París (18, rue Antoine Bourdelle, lugar donde el artista trabajó desde 1885), conserva las escayolas originales, y pinturas suyas (injustamente relegadas, ante la gran popularidad de su obra escultórica), y cerca de 6.000 dibujos (muchos de ellos, preparatorios de sus esculturas).

APUNTE BIBLIOGRÁFICO

CANTARUTTI, Stéphanie: Bourdelle; Alternatives, colección “Art en Scène”, 2013.
LEMOINE, Colin: Giacometti devant Bourdelle; de la conversation au reniement; Dijon, les Presses du réel, 2016.
DUFET, Michel y JIANOU, Ionel: Bourdelle; Arted, Éditions d’Art, París, 1970.
LEMOINE, Colin: Bourdelle; Paris, Éditions Cercle d’Art, colección “Découvrons l’art”, 2004.
RODIN, Auguste: Correspondance, 1893-1912 (Rodin-Bourdelle); edición de Colin LEMOINE y Véronique MATTIUSSI; Gallimard, 2013.
SEVASTOS, Cléopâtre: Ma vie avec Bourdelle; Paris-Musées y Éditions des Cendres, 2005.

Deja un comentario