Berlioz, Hector (1803-1869)

            Louis Hector Berlioz nació en La Côte Saint-André (Isère), el 11 de diciembre de 1803, en el seno de una familia culta. Su padre, Louis Joseph Berlioz, con veintisiete años, notable local, ha contraído matrimonio, en febrero anterior, con Joséphine Marmion, seis años más joven. Médico de formación e imbuido de las ideas del siglo que acaba de fenecer, atiende gratuitamente a los pobres y vive sobre todo de las rentas de sus viñas y de sus tierras. Cuando, en 1811, Napoléon decide cerrar el pequeño seminario que aseguraba la primera instrucción a los niños de la comarca, él asume la educación de su hijo. Y hacia 1815 el adolescente Hector empieza a tomar sus primeros rudimentos de música Sigue leyendo

Bastilla, asalto y toma de la – (1789)

            La “bastille”, o pequeño baluarte defensivo que el prévôt des marchands Étienne Marcel mandó construir para defender el faubourg Saint-Antoine, allá por el siglo XIV, iba a ser el inicio de esta fortaleza militar, construida al E. de París, en la época de la guerra de los Cien Años, con dos torres iniciales y, pronto después, dos más, y otras cuatro macizas torres unos años después, bajo Charles VI, unidas todas por robustos muros. El proceso de construcción final concluirá a  mediados del siglo XVI bajo Henri II y Catalina de Médicis. Rodeada de anchos fosos y con una altura de 30 m., va a elevar, a partir de ahora, su perfil temible y fascinante sobre la ciudad de París Sigue leyendo

Clemenceau, Georges (1841-1929)

            El que sería eminente hombre político de Francia, dos veces presidente del Consejo, de 1906 a 1909 y de 1917 a 1920, nacía en Mouilleron-en-Pareds (Vandea), el 28 de septiembre de 1841, bajo el reinado de Luis-Felipe, en el seno de una vieja familia de burguesía provinciana, y era hijo de Benjamin Clemenceau, un médico de ideología laica, republicano activo y dotado de ciertas habilidades como pintor y dibujante, ideas y aficiones que transmitirá a Georges. De mediana burguesía, materialista en filosofía y republicano en politica, tal fue el ambiente en el que creció y se educó Georges Clemenceau. Sigue leyendo

Flaubert, Gustave (1821-1880)

          Nacido en Rouen/Ruán el 12 de diciembre de 1821, Gustave Flaubert era nieto, hijo y hermano de médicos; su padre –cuya figura parece presente en el personaje del doctor Larivière en “Madame Bovary”- era cirujano jefe del Hôtel-Dieu de Rouen, hoy museo Flaubert.
Su vida y obra aparecen nítidamente diferenciadas en dos períodos por una gran crisis que vino a durar aproximadamente de 1842 a 1845. Y él mismo subrayará la importancia de esos años. Sigue leyendo

Monet, Claude (1840-1926)

            Claude Monet nacía en París el 14 de noviembre de 1840. Y cinco años más tarde la familia partía para instalarse en Le Havre.

            Allí pasará Claude Monet toda su juventud, y es grande la tentación de ver en esa circunstancia el origen de su afición por los paisajes marinos. Y es que, marcados, más o menos conscientemente, por las teorías de Taine que explicaban la obra de arte por la raza, el medio y el momento, la mayoría de los historiadores de Monet han considerado su juventud havresa como elemento determinante en la definición de su arte posterior. Observación generalmente acompañada de un recordatorio de los muchos pintores normandos, originarios o de adopción, que han pintado el mar. Sigue leyendo

Degas, Edgar (1834-1917)

            Edgar Hilaire Germain De Gas, llamado Edgar Degas, que será pintor, pastelista, dibujante y grabador –y al que, algo apresuradamente,  se suele incluir entre los impresionistas-, nacía en París el 19 de julio de 1834, con los primeros años de la Monarquía de Julio de Luis-Felipe, primogénito de una acomodada y culta familia de banqueros. Su padre, Pierre Auguste Degas, hombre de buen gusto y amante de la música y la buena pintura, se había casado dos años antes con Célestine Musson, criolla de Nueva Orleáns, llegada con su familia a Francia para seguir estudios. Sigue leyendo

Impresionismo, El – (1874-1886)

            Si la palabra crea la cosa, el movimiento pictórico de la segunda mitad del siglo XIX al que llamamos Impresionismo habría nacido el 25 de abril de 1874, el día en que Louis Leroy daba cuenta en Le Charivary de la exposicion que organizaban unos treinta artistas en el antiguo estudio de Nadar. Retomando en tono de burla el titulo de un cuadro de Monet, “Impression, soleil levant”, el crítico reagrupaba a los participantes bajo el neologismo de “impresionistas”. Pero, la palabra circulaba ya en las conversaciones que mantenían en el café Guerbois de Montmartre -no lejos del estudio de Manet en Batignoles-, algunos habituales de l’Académie suisse (Camille Pissarro, Paul Cézanne, Armand Guillaumin) y aquellos alumnos de Charles Gleyre (Frédéric Bazille, Pierre-Auguste Renoir, Claude Monet, Alfred Sisley), cuyo taller frecuentaron entre 1862 y 1863 y que siguieron reuniéndose en la Closerie des Lilas de Montparnasse). Conversaciones referidas menos a la teoria pictórica que a la eficacía práctica, porque, para esos jóvenes, se trataba, ante todo, de exponer, única vía para darse a conocer y tener acceso al mercado del arte. Uno de los mayores en edad, Manet, veía en ello una cuestión vital,  él, cuyo “Déjeuner sur l’herbe”, había sido rechazado por el jurado oficial y suscitado sarcasmos, con ocasión de su presentación en el primer “Salon des refusés” (de los rechazados) que Napoleón III había decretado abrir en 1863. Sigue leyendo