Barrès, Maurice (1862-1923)

            Auguste-Maurice Barrès nacía el 19 de agosto de 1862 en la rue des Capucins, la calle principal de Charmes-sur-Moselle, en el departamento de los Vosgos; y llegaba a un hogar donde ya había nacido su hermana Anne-Marie (un día Marie Demange). Su padre, Joseph-Auguste Barrès, ex-alumno de l’École Centrale, había sido profesor de química, antes de convertirse en recaudador de impuestos. Los Barrès eran originarios de la Haute Loire, allá en Auvernia. Y era de su madre, Claire-Anne Luxer, hermosa y delicada mujer, de quien podía reclamarse el futuro defensor de Lorena, pues los Luxer se habían establecido en esa antigua provincia histórica allá por el siglo XVII. Sigue leyendo

Corday, Charlotte (1768-1793)

            Marie-Anne (o Marianne) Charlotte de Corday d’Armont, mejor conocida por Charlotte Corday (aun cuando ella decia llamarse Marie Corday), nació el 27 de julio de 1768, en la granja de Ronceray, parroquía de Ligneries, o Lignerits (y no en Saint-Saturnin-des-Ligneries, como se acostumbra a decir, que sólo era la iglesia parroquial). Descendiente del dramaturgo Pierre Corneille –cinco generaciones atrás-, era hija de Jacques-François de Corday d’Armont -modesto hidalgo normando, ex-teniente en los ejércitos del rey, que vivía ahora pobremente de sus tierras-, y de Charlotte-Marie-Jacqueline de Gautier des Authiers de Mesnival. Sigue leyendo

Cátaros o albigenses (siglos XII y XIII)

          El catarismo (de “catharos” = puro), nombre que parece haber arraigado más que el de albigenses, fue una secta cristiana herética, extendida por el Mediodía de Francia, le Midi, particularmente en el Languedoc, cuya primera atestación data de 1163, pero sus seguidores no se llamaban a sí mismos “puros”. El término “ketter” -peyor. por katte, (alt. alemán = gato)- fue utilizado por primera vez en sus sermones, por un abad de Colonia de nombre Eckbert, hacia 1160 o algo después, para designar a los heréticos renanos. Y, aprovechando la resonancia similar a /kátaro/, aquellos herejes reivindicaron para sí ese vocablo. Nunca los creyentes provenzales o languedocianos se dijeron “cátaros”, sólo “bons hommes”, “bons chrétiens” (de lo que dan testimonio los procesos inquisitoriales). Sigue leyendo

Cátaros o albigenses, Cruzada contra los —

          Iban a ser, al menos en aparencia, causas religiosas las que desencadenarían la cruzada contra los Cátaros o albigenses. Porque fue el caso que, a finales del siglo XII, la herejía -ya estructurada y organizada, con un dogma, rituales, un clero y el apoyo de relevantes notabilidades urbanas-,  tanto se había extendido por el Languedoc, que los sacerdotes católicos se encontraban, en no pocos lugares, reducidos a la clandestinidad. La vida austera que llevaban los “bons hommes”, predicando con el ejemplo, impresionaba a las gentes, y su desdén por los bienes materiales contrastaba con la opulencia de la Iglesia oficial, alejada de la simplicidad evangélica. Sigue leyendo

Bayard, Pierre Terrail, señor de – (1476-1524)

            Pierre Bayard (o Bayart), el que sería famoso hombre de guerra francés en la transición de los siglos XV/XVI, dechado de generosidad, lealtad y coraje en la batalla, según todas las crónicas, que serviría a tres reyes de Francia, y sería respetado por amigos y adversarios, nacía cerca de Grenoble, Allevard (Isère), probablemente en 1476; tercero de ocho hermanos, era hijo de Aymon Terrail, señor de Bayard, familia con orígenes en el primer tercio del siglo XIV, y de Hélène Alleman, cuyos ancestros se remontaban al siglo XII. Sigue leyendo

Verlaine, Paul (1844-1896)

            Hijo único del matrimonio, Paul Verlaine nacía el 30 de marzo de 1844 en Metz (donde su padre, el capitán Nicolas-Auguste Verlaine, originario de las Ardenas belgas, estaba destinado como militar); la familia de su madre, Élisa Stéphanie Dehée, era de la región de Arrás. Sigue leyendo