Clotario I (ca. 498-[511-561])

          Clotaire / Clotario accede a la corona de los francos, a partir del 511, a la muerte de su padre, cuando sólo tenía 14 años. Era el hijo menor de Clovis / Clodoveo, y de Clotilde (475-545), princesa burgundia, a la que la Galia debía, con su influencia sobre Clovis, su reciente cristianización.

Y el “Regnum Francorum” era entonces un Estado relativamente poderoso.

Es cierto que Clotaire comparte con su medio hermano primogénito Thierry (al que llaman también Théodoric), y con sus dos hermanos de madre Childebert y Clodomir, el conjunto de los territorios reunidos por su progenitor.

Camaveo: busto de Clotario Iº. BNF

Camaveo: busto de Clotario Iº. BNF

Dicen las crónicas que Thierry era hijo de concubina, por errónea interpretación de las costumbres francas; en realidad, de princesa esposa de “segundo rango”.

Y durante mucho tiempo se ha venido considerando esta división como una falta de sentido del Estado entre los Merovingios; a no ser que se tratara de un compromiso político respetando los grandes conjuntos que formaban el “Regnum Francorum”:

  • Thierry heredó, efectivamente, la parte oriental que corresponde al núcleo del antiguo reino de los francos renanos, con Reims por capital, y Auvernia –sin solución de continuidad-, como anexo.
  • Clotaire se veía atribuir el antiguo reino de Tournai, la región litoral del mar del Norte y de la Mancha, y la primera zona de expansión de los francos, con Soissons como capital; a priori, no parecía el mejor de los lotes.
  • Childebert y Clodomir se repartieron las tierras situadas entre el Somme y el Loira, el antiguo reino del romano Siagrio; el primero con capital en París, y Clodomir en Orleáns.

La Aquitania, conquistada más recientemente, fue dividida entre los cuatro herederos.

          Sin embargo, incluso fraccionado, el reino no desaparecía; cada uno de los hermanos seguía ostentando el título de “rey de los Francos”, y la proximidad de sus capitales parecía revelar una voluntad de proseguir en común la política de expansión que había inaugurado Clovis I.

          En 523/524, al lado de sus hermanos, Clotaire lucha contra los burgundios, que ocupaban un territorio extendido por la planicie de Langres y los valles del Saona y del Ródano,. Pero la tal cooperación no le impidirá ganar un máximo de tierras: y así, después de la muerte de Clodomir, el 25 de junio de 524, combatiendo al rey Gondemar de los burgundios, aparta de la sucesión a sus sobrinos para, en connivencia con Childebert, acabar liquidándolos físicamente en el 532 (sólo Cloud / Clodoaldo, el más niño, logra escapar para entrar, finalmente, en religión y fundar el monasterio de Saint-Cloud, cerca de París).

Y Clotaire se repartía el reino de Orleáns con Childebert.

          En 531-535, Clotaire conquista con Thierry el reino de los Turingios, antiguos aliados de los Hunos en el siglo IV.

Entretanto, muerta su esposa Ingonde en 538, su unión matrimonial al año siguiente con la princesa turingia Radegonda, a la que tenía raptada desde niña y educada en sus Estados (probablemente su cuarta esposa, 520-587), le abría a Clotaire derechos territoriales. Pero Radegonde, animada por su fe y su humildad cristianas se apartará del boato y rango cortesano que le correspondían –para irritación de su esposo-, fundará la abadía Sainte-Croix de Poitiers y será canonizada santa.

También en asociación con Childebert, tras varias ofensivas (534), Clotaire ha conseguido anexionar definitivamente el reino de los burgundios, que ambos se reparten. Y gana territorios situados al sur del río Durance.

A Thierry le había sucedido su hijo Théodebert, y a éste su hijo Théodebald o Thibaut, que muere sin herederos en el año 555. Y Clotario toma entonces posesión de Auvernia, que confía a su hijo Chramne (ca. 530-560), para que gobierne desde Clermont, el cual, avieso y desleal de carácter, se pondrá a intrigar contra él y a desarrollar su propia política.

          En el 558 –desaparecidos ya Clodomir y Thierry- la muerte ahora de su hermano Childebert sin descendencia masculina, permite a Clotaire reforzar considerablemente su poder y acabar con diversas rebeliones fomentadas por Chramne (560), al que había perdonado una primera vez y que manda ahora quemar con mujer y descendencia.

          De este modo se reconstituía la unidad del reino, de la mano del más joven de los hijos de Clovis, aunque será de modo efímero, pues él mismo fallecía en Compiègne en el 561. Dejaba cuatro hijos, los cuales van a repartirse, a su vez, el reino de su padre y dar lugar a una serie interminable de disputas de sucesión:

  • Caribert, el mayor (hijo de Ingonda), inteligente, letrado y de aficiones apacibles, reinará sobre la región de París y sobre territorios en Aquitania; pero acusado de bigamia, será excomulgado. A su muerte, sólo dejaba hijas y sus posesiones serán distribuidas entre sus hermanos.
  • Gontran (hijo de Aregonda), fue rey de Borgoña y de Orleáns. Se esforzará por apaciguar las disensiones que dividían a Sigebert y Chilpéric. En el tratado de Andelot (587), firmado con Brunehaut, designaba por sucesor al hijo de ésta. Protegió a la Iglesia.
  • Sigibert (hijo también de Aregonda y tercero de Clotaire), rey de Austrasia o “territorio del Este”, con capital en Metz, que casará en el 566 con la toledana Brunehaut/Brunegilda, hija del visigodo Atanagildo; ventajosa alianza, ésta, que excitará los celos de su medio hermano Chilpéric que también quiso casarse con otra hija del visigodo.
  • Chilpéric, rey de Neustria, reinará desde Soissons; dejará asesinar a su esposa estéril Galswinthe, a instigación de su amante Frédégonde, con la que se desposará. Brunehaut, hermana de la asesinada, incita a Sigibert a vengar el crimen, pero fue, él también asesinado.

 

APUNTE BIBLIOGRÁFICO

BUSSIERE, Marie-Théodore, vizconde de : Histoire de Sainte Radegonde, reine, et de la cour de Neustrie, sous les rois Clotaire Ier. et Chilpéric; 1864. 
DUPUY LE DOUBLET, Jacques: Les fils de Clotaire Ier. ou La nuit mérovingienne; París, EEC (32 págs.)
GOBRY, Ivan: Clotaire Ier., fils de Clovis; París, Pygmalion y Le Grand livre du mois, 2003
GREGOIRE DE TOURS: Historiae francorum libri decem (traducida del latín al francés por Robert LATOUCHE); París, Les Belles Lettres, 1963 y posteriores ed.  
THIERRY, Augustin: Récit des temps mérovingiens; 1835/1840. Recientes ediciones: Livre Club du libraire; impr. Firmin-Didot, 1963 y París, Critérion, 1990.

En español:

LLIGADAS, Josep: Santa Radegunda, diaconesa, fundadora; Barcelona, Centro de Pastoral Litúrgica; 2017 (27 págs.)

Deja un comentario