Lacan, Jacques (1901-1981)

          Jacques Lacan (1901-1981) – El que será relevante y discutido psiquiatra y psicoanalista, Jacques Marie Lacan, nacía en París el 13 de abril de 1901, en el seno de una acomodada familia de negociantes; fueron sus padres Alfred Charles Lacan y Émilie Philippine Baudry, y era el primogénito de lo que serán varios hermanos (entre ellos Marc-Marie, que será benedictino).

            Instalados sus padres en la rue de Montparnasse,  Jacques –niño celoso y lunático según testimonios-, sigue brillantemente su primera y secundaria formación en el católico collège Stanislas, donde descuella en matemáticas y filosofía. Sin embargo, a pesar del ambiente tradicionalista en el que ha crecido, no tarda en romper con los presupuestos religiosos de su familia; porque, entretanto, su progenitor ha regresado a la vida civil, después de la Grande Guerre, y el adolescente Jacques no encuentra en él al padre atento y cariñoso al que había visto partir.

Descubre a Nietzsche en alemán, cuya lengua ha estudiado, y frecuenta a dadaístas y surrealistas, cuando ya ha decidido, por entonces, formarse en medicina, estudios que logra concluir en la especialidad de neurología, tras haber sido declarado exento para el servicio militar por su débil constitución.

Lacan viene al psicoanálisis, después de haber leído “l’Âne pourri”, un artículo de 1930 de Dalí al que ha conocido (y después de un texto teórico escrito el año anterior: “Structures des psychoses paranoïaques”); y redacta su tesis “La Psychose paranoïaque dans ses rapports avec  la personnalité” (1932), trabajando en el hospital Sainte-Anne, a partir de un célebre caso real, el de Marguerite Pantaine -que él llamará Aimée-, en prisión por intento de asesinato en la persona de una conocida actriz del momento.

Jacques Lacan joven

Jacques Lacan joven. Sala de guardia del Hôtel-Dieu. (BNF)

Y abre nuevas vías al estudio de las psicosis infantiles, al poner en evidencia el estadio (o la fase) del espejo, el papel mediador de la imagen del cuerpo y el significado del propio cuerpo en la constitución de la identidad del sujeto; porque para el infante en torno al año de edad, resulta experiencia fundamentadora aquella en que ve su imagen por primera vez reflejada en el espejo y él se reconoce ahora distinto de su madre (Le stade du miroir comme formateur de la fonction du “je”). Importantísima cuestión ésa, en el momento del acceso de la criatura al lenguaje: ¿”quién” habla cuando ”yo” hablo?

            Considerando el inconsciente estructurado como un lenguaje, Lacan hace una interpretación lingüística del psicoanálisis; para él, es a través de la palabra (campo del “significante”, de códigos representativos de ideas o conceptos) como el ser humano accede a la dialéctica de la intersubjetividad. pues ésta viene regida no por la simple necesidad fisiológica, sino por el deseo, que es “deseo del Otro” (entendiendo por “el Otro” lo que es ajeno a mí y se encuentra más allá del “yo”), esto es, “deseo de dar a conocer nuestro deseo”, cuyo objeto y significante esenciales es el falo (falocentrismso que no dejará de criticar el movimiento feminista americano y mundial)

Toda la doctrina lacaniana va a ir precisándose a partir de esas tesis.

            Relacionando psicoanálisis y lingüística en freudiano convencido, Lacan pretende encontrar en el subconsciente las estructuras mismas del lenguaje, e interpreta en términos metafóricos (“refoulement” inhibición) y de metonimia (desplazamiento) los síntomas neuróticos.

Jacques Lacan

Jacques Lacan

Lo “simbólico” supone la cultura en la que nace el sujeto, que se expresa a través del lenguaje (memoria, historia, prohibiciones…), que se impone a cada uno conscientemente, pero también levantando un “refoulé” inaccesible. La cura analítica tendrá por objeto hacerle encontrar al sujeto esa parte del discurso que le falta ”con el fin de restablecer la continuidad de su propio discurso consciente”.

            En enero de 1934 Jacques Lacan contrae matrimonio con Marie Louise Blondin (1906-1983), a la que llaman “Malou”, hermana de Sylvain Blondin, un colega cirujano y amigo de los hospitales, y pintora ella misma con algunas exposiciones ya en su haber, fruto de cuya unión serán Caroline (n. en 1937), Thibaut (n. en 1939) y Sibylle (n. en 1940), autora ésta, andando el tiempo,  de dos narraciones autobiográficas evocando la figura de su padre y sus relaciones complejas con él.

Y con su mujer se muda al 97, boulevard Malesherbes, donde abre consulta de psicoanálisis en este 1934.

            Es en estos años ’30 -cruciales en su desarrollo intelectual-, cuando Lacan descubre los trabajos del suizo Ferdinand de Saussure (1857-1913), propulsor de una nueva lingüística pura, independiente de la filología y en una pauta psicosociológica.

Y sigue formándose también en Hegel y los hegelianos.

          En febrero de 1933 se había producido en Le Mans un espantoso suceso que conmovió en su momento a la opinión francesa, por los rasgos de saña y crueldad que en él concurrieron. Fue el doble asesinato, a manos de las hermanas Papin, de la señora a la que servían y de su hija. Y el caso tomará enseguida un sesgo político.

Lacan interviene en l’affaire para desarrollar también aquí el tema de la psicosis paranoica y escribe “Motifs du crime paranoîaque: le double crime des soeurs Papin”, viendo como origen de la paranoia de Christine y Léa su homosexualidad e incesto, y contradiciendo así las conclusiones de culpabilidad a las que llegarán otros expertos traídos ante el tribunal. Concepción de crímenes pasionales ya expuesta en su tesis doctoral, esto es, que el paso al acto es la satisfacción de un impulso de autocastigo (autopunition), para resolver un delirio repentino; y excluía la premeditación.

          En 1938 ingresa en la “Société Psychanalytique de Paris” (SPP), filial entonces de la Asociación Psicoanalítica Internacional (IPA) que Freud había creado en 1910.

            “Cuando yo nací, mi padre ya no estaba con nosotros –dirá un día Sibylle Lacan-; podría incluso decir que cuando fui concebida, él ya no vivía realmente con mi madre. Un encuentro en el campo entre marido y mujer, cuando ya todo había acabado, está en el origen de mi nacimiento”.

En 1939 Lacan se muda de nuevo, esta vez al 9 de la rue de Lille, coincidiendo con su degradación matrimonial  y su relación con la actriz Silvia Bataille (Maklès de soltera), esposa separada ya de su amigo Georges Bataille desde hace unos años.

En septiembre de este año 1939 moría Sigmond Freud.

            Llega la guerra y luego el armisticio, y Jacques Lacan, dejando atrás esposa y tres niños de muy corta edad, se traslada a Marsella con Silvia encinta, para instalarse en Roquebrune, en una casa que André Malraux viene ocupando.

Su hija biológica Judith nace en 1941, pero recibe, por el momento, el apellido Bataille de su “padre” legal. (Ya divorciados ambos, una vez terminada la contienda y Francia liberada, Jacques se desposará entonces con su madre).

          Apurado económicamente, en estos años difíciles de una Francia dividida, Lacan decide regresar al París ocupado y recomenzar su labor estrictamente laboral en Sainte Anne –sin querer impartir enseñanza ni publicar nada-, y en privado, los psicoanálisis en la rue de Lille.

          Había conocido ya a Drieu La Rochelle y a Georges Bataille en los círculos vanguardistas de la española Isabel Dato (instalada en París a a raíz del asesinato de su padre Eduardo Dato) y conocerá a André Breton, a Claude Lévi Strauss (que publicaba en 1949 su libro “Structures élémentaires de la parenté”), y a Merleau-Ponty y L. Althusser, algo más jóvenes. Y esa pauta “estructural” que aportaba Lévi Strauss, junto a lo recogido en Saussure, seducirán al propio Lacan.

            La reputación del psicoanalista, al que algunos tildaban de indiscreto ambicioso, no habia tardado en construirse sobre bases sólidas: miembro de la “Société psychanalytique de Paris” (SPP, abierta en 1926, bajo los auspicios de Freud), de la que llegará a ser presidente, pasará consultas e irá constituyéndose una honesta fortuna, en medio de una vida social de éxito y sentimentalmente  activa.

          En 1953, Lacan proclamará la necesidad de un “regreso a Freud”; pero su obra había venido siendo fuertemente cuestionada (primero en Marienbad en 1936, en la Asociación Internacional de Psicoanálisis -IPA, según las siglas en inglés-, y luego en el congreso de Zurich en 1949), lo cual contribuyó no poco al distanciamiento y oposición definitiva del susceptible Lacan del psicoanálisis “oficial”. Tanto mayores, cuanto que su estilo hermético dificultará su lectura y seguimiento.

En este año de 1953 comienza a impartir enseñanza en el Centro hospitalario Sainte-Anne, donde había sido internista, y dimite también de la SPP, junto con otros dos colegas.

          En 1963 es nombrado Encargado de Conferencias en la “École Pratique de Hautes Études” y deja Sainte-Anne.

Constatando el rechazo de su enseñanza por parte de la IPA, Lacan funda su propia escuela en 1964, con algunos colegas dimisionarios de la SPP, como Daniel Lagache y Françoise Dolto (pionera ésta del psicoanálisis infantil, que también privilegiaba el papel del deseo, del lenguaje y de la intersubjetividad); será  “L’École freudienne de Paris” (EFP), hacia la que la IPA se muestra enseguida hostil, por la naturaleza de sus contenidos, la brevedad de las sesiones lacanianas y, en no desdeñable medida también, la personalidad de su impulsor.

Lagache y otros psicoanalistas se separarán luego del proyecto de Lacan.

          Y es de señalar, el escepticismo –no forzosamente de naturaleza apolítica-, con el que Lacan recibió los acontecimientos de mayo del ’68, él que veía en ellos la búsqueda inconsciente de un nuevo amo, por parte de unos estudiantes acomodados, impacientes y cándidos aún.

          Ya en los últimos tiempos, cada vez más cansado, venía teniendo olvidos y distracciones, y delegaba frecuentemente en su yerno Jacques-Alain Miller, arrastrando un cáncer que se negaba a tratar. No eran pocos, a estas alturas, los que pensaban que ya la escuela estaba dirigida por sus allegados más que por él mismo.

Y en 1980, gravemente enfermo, toma la decisión de disolver su Escuela freudiana –lo que vino a provocar una batalla jurídica, debates y polémicas entre sus seguidores y en el mundo científico afín-, aduciendo aquéllos las limitadas facultades en que se encontraba el firmante.

Moría en París, el 9 de septiembre de 1981  -siendo una insuficiencia renal la causa inmediata-, y sus restos reposan hoy en el cementerio de la pequeña localidad de Guitrancourt (Yvelines, 45 km al NE de París), que él frecuentaba desde los años ’50.

Aun cuando la mayor parte de su doctrina fue esencialmente oral, sus trabajos aparecen reunidos parcialmente en sus “Écrits” de 1966, y se ha venido publicando su “Seminaire” de psicoanálisis, a cargo, sobre todo, de Jacques-Alain Miller.

            Epílogo y metáfora de la desgarrada vida de los Lacan, primera versión, será el suicidio en su domicilio de Montparnasse, de Sibylle Lacan, el 8 de noviembre de 2013, por barbitúricos.

APUNTE BIBLIOGRÁFICO

FIERENS, Christian: Lectures de Lacan: subversion du sujet et dialectique du désir dans l’inconscient freudien; “Lituraterre”, E.M.E., 2010.
HADDAD, Gérard: Le péche originel de la psychanalyse: Lacan et la question juive; Ed. du Seuil, 2007.
JALLEY, Emile: La psychanalyse pendant et après Lacan; L’Harmattan, 2016.
LACAN, Sibylle: Un père, Gallimard, 1994; también: Points de suspension; Gallimard, 2000.
MAIER, Corinne: Le divan, c’est amusant: Lacan sans peine; París, Michalon, 2005. 
ROUDINESCO, Élisabeth: Histoire de la psychanalyse en France; [seguido de] Jacques Lacan, esquisse d’une vie, histoire d’un système de pensée; París, Librairie génerale française, 2009.
VAN RILLAER, Jacques: Freud & Lacan, des charlatans?: faits et légendes de la psychanalyse; Bruxelles, Mardaga, 2019.

En español:

ALBERRO, Norma: Hacia Lacan; Buenos Aires, Lugar ed. 2006.
ALEMÁN, Jorge: Lacan en la razón posmoderna; Málaga, Miguel Gómez Ediciones, 2000.
Cléro, Jean-Pierre: Lacan. Y a-t-il une philosophie de Lacan? París, Ellipses, 2006.
COCCOZ, Vilma: Lo que Lacan sabia; Ed. Univ. de Granada, 2013.
EIDELSZTEIN, Alfredo: Las estructuras clínicas a partir de Lacan. Vol. 2, neurosis, histeria, obsesión, fobia, fetichismo y perversiones; Buenos Aires, Letra viva, 2011.
ESTRIN Diana: Lacan día por día: los nombres propios en los seminarios de Jacques Lacan; una hoja de ruta para leer los seminarios 1953-1980; Buenos Aires, Pieatierra, 2002.
FRYDMAN, Arturo V.: La subversión de Lacan;  Buenos Aires, Continente, 2012.
LACAN, Sibylle: Un padre, seguido de Puntos suspensivos (traducido del francés); Madrid, Arena libros (“Morir al pie de la letra”).
NASIO, Juan David: Cinco lecciones sobre la teoría de Jacques Lacan; Barcelona, Gedisa, 1988.

Por favor, síguenos y comparte:

Deja un comentario