Guerras de Italia y rivalidad franco-habsburguesa

          Desde la perspectiva historiográfica francesa se llaman Guerras de Italia, en sentido estricto, a las expediciones que los reyes de Francia Charles VIII / Carlos VIII (1470-[1483-1498]), Louis XII / Luis XII (1462-[1498-1515]) y François I / Francisco I (1494-[1515-1547]) llevaron a cabo entre 1494 y 1516, encaminadas a conquistar una parte de Italia. Hasta ese momento, la conflictividad estuvo reducida a la península itálica, pero después se extenderá considerablemente, enfrentando en una encarnizada lucha a las potencias más poderosas del momento de los Valois y los Habsburgo. Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Dos de Mayo de 1808 (levantamiento de los madrileños contra los franceses)

          Siendo Champagny ministro de AA.EE. en Francia y ejerciendo en Madrid de embajador François de Beauharnais, los franceses habían entrado en España el 17 de octubre de 1807 y comenzaban a cruzar el país camino de Portugal (a cuya corte pretendía engañar Napoléon), con la intención de apoderarse de aquella flota. Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Guerra Mundial, Primera – (1914-1918)

          La causa inmediata que iba a desencadenar el gran conflicto fue el asesinato del archiduque heredero de Austria-Hungría, Franz-Ferdinand, aquel 28 de junio de 1914, a manos de
Gavrilo Princip, un estudiante nacionalista serbio. Ocurrió en Sarajevo, capital de la Bosnia-Herzegovina que Austria-Hungría había anexionado en 1908; y oficiales serbios parecían comprometidos en la preparación del atentado. Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Vandea, guerras de – (1793→)

          “Guerra de Vandea” designa el episodio de guerrra civil que más vino a marcar la Revolucion francesa, por su repercusión nacional, por su duración (1793-1796), por su amplitud y, finalmente, por sus consecuencias (también se dice “guerras de Vandea”, si se considera el conjunto de aquellos enfrentamientos entre los católicos y realistas del Oeste de Francia con el poder revolucionario, y sus postreras manifestaciones. Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Revolución de 1848

            Las revoluciones de 1848 son un fenómeno europeo. Comenzadas en la Italia del Sur y del Norte, donde habían estallado revueltas en 1847, fueron bruscamente aceleradas y extendidas a partir del éxito de las jornadas de los días 22 al 24 de febrero de 1848 en París (revolución de 1848), seguidas de la revolución de los día 13 al 15 de marzo en Viena. La victoria de los revolucionarios en las capitales de dos grandes estados iba a desencadenar una vasta agitación y a sacudir todo el Continente salvo, en cierta medida, Rusia, Inglaterra, países escandinavos y la península ibérica (adonde llegó con veinte años de retraso). Semejante simultaneidad demuestra que el movimiento tenía en Europa causas profundas, económicas y políticas: Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Comuna de París (1870)

            Después de aquella que, durante la Revolución, había hecho sentir sobre la Convención todo el peso de la dictadura popular y del Terror, se da también el nombre de Comuna al gobierno insurreccional que ejerció la autoridad en París durante 72 días, desde el 18 de marzo al 28 de mayo de 1871. Última revolución del siglo XIX y la primera tentativa de una dictadura del proletariado, la Comuna de París tuvo causas lejanas y otras inmediatas, y fue el resultado final de una tradición revolucionaria, ya casi secular. Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Guerra franco-prusiana (1870/71)

            No carecería de razones ir a buscar el lejano origen de este conflicto en la vivaz llama de resentimiento dejada en toda Alemania por la ocupación francesa en los tiempos de las guerras napoleónicas, y la entrada en Berlín, en octubre de 1806, tras las derrotas prusianas de Jena y Auerstadt. La decidida y heroica actitud, en aquel aciago tiempo, de la reina Luisa (†1810) había dejado en Prusia imborrable memoria. Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Cátaros o albigenses, Cruzada contra los —

          Iban a ser, al menos en aparencia, causas religiosas las que desencadenarían la cruzada contra los Cátaros o albigenses. Porque fue el caso que, a finales del siglo XII, la herejía -ya estructurada y organizada, con un dogma, rituales, un clero y el apoyo de relevantes notabilidades urbanas-,  tanto se había extendido por el Languedoc, que los sacerdotes católicos se encontraban, en no pocos lugares, reducidos a la clandestinidad. La vida austera que llevaban los “bons hommes”, predicando con el ejemplo, impresionaba a las gentes sencillas, y su desdén por los bienes materiales contrastaba con la opulencia de la Iglesia oficial, alejada de la simplicidad evangélica. Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Verdún, batalla de – (febrero-diciembre de 1916)

            A finales de 1915 parecía imposible romper el frente de posiciones formado después de la primera batalla del Marne (septiembre de 1914), y los estados mayores comenzaban a instalarse en la guerra de desgaste. Francia se había establecido en una línea sólida que debería defender Verdún (Verdun), Nancy y Belfort en su frontera Este. Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Bastilla, asalto y toma de la – (1789)

            La “bastille”, o pequeño baluarte defensivo que el prévôt des marchands Étienne Marcel mandó construir para defender el faubourg Saint-Antoine, allá por el siglo XIV, iba a ser el inicio de esta fortaleza militar, construida al E. de París, en la época de la guerra de los Cien Años, con dos torres iniciales y, pronto después, dos más, y otras cuatro macizas torres unos años después, bajo Charles VI, unidas todas por robustos muros. El proceso de construcción final concluirá a  mediados del siglo XVI bajo Henri II y Catalina de Médicis. Rodeada de anchos fosos y con una altura de 30 m., va a elevar, a partir de ahora, su perfil temible y fascinante sobre la ciudad de París Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Monarquía de Julio

            La Monarquía de Julio (1830-1848). La impericia del primer ministro Polignac y la testarudez de Carlos X habían provocado el derrocamiento de los Borbones. Pero los vencedores de Julio no se mostraban de acuerdo entre ellos.
Porque, de hecho, había sido un pequeño grupo de republicanos los que habían dirigido el levantamiento popular y mandado levantar las barricadas. La mayoría de los diputados que acababan de ser elegidos en los comicios del 3 de julio sólo deseaban la aplicación liberal de la Carta Otorgada (Charte Octroyée); para ellos, la República representaba la aventura y probablemente la anarquía. Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Revolución de 1830

            Se conoce con este nombre la insurrección de los días 27, 28 y 29 de julio de 1830 (“les Trois Glorieuses”), que puso fin al reinado de Carlos X y al régimen de los Borbones restaurados, y abrió la via a la Monarquía de Julio.

            Después de una recuperación económica y financiera a principios de la Restauración, con dos grandes gestores como habían sido el duque de Richelieu y Villèle, la situación se había deteriorado de nuevo en 1826 y 1827, acompañada, est vez, de una crisis política. Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Restauración de los Borbones (1814-1830)

            Los Borbones no fueron restablecidos en Francia por una meditada reflexión de los Aliados vencedores de Napoleón. Porque, cuando todavía sus ejércitos avanzaban hacia Paris, seguían dudando acerca del régimen del que habrían de dotar a la Francia posnapoleónica. Austria deseaba una regencia de la emperatriz María Luisa (hija, al fin, de su corte), durante la minoría del rey de Roma; el zar, ya descontento con las intrigas entre ingleses y austríacos, quería tratar con deferencia a los franceses, dándoles un régimen que les agradase. Único soberano en desplazarse a París con los ejércitos aliados, Alejandro se dejó seducir por la idea de una restauración de los Borbones, por las artes de su anfitrión Talleyrand y el control que ejercía sobre una ciudad como Burdeos, en medio del delirio popular, la influyente sociedad realista les Chevaliers de la foi. Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Enrique IV, asesinato de – (1610)

        El 14 de mayo de 1610, Enrique IV el bearnés, (Henri IV), “rey de Francia y de Navarra”, con 56 años entonces, se dirigía para visitar a Sully enfermo. Pero no llegará a su destino, asesinado en la propicia situación de un atasco de circulatorio por las estrechas calles de París, no lejos del Louvre. Era la última y definitiva de la serie de tentativas de la que había sido objeto para acabar con su vida. Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Dreyfus, Affaire – (1894-1906)

Despues de la derrota frente a Prusia y la conmoción social que había supuesto la Comuna de París, la III República terminó imponiéndose laboriosamente con Mac Mahon, ante la imposibilidad de instalar una monarquía, en la que todos los monárquicos (legitimistas y orleanistas) pudideran coincidir. Pero las referencias políticas y morales de tradiciones y sentimientos permanecian vivas en la conciencia de amplios sectores de la sociedad francesa. Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

San Bartolomé (Saint-Barthélemy), noche de – (23/24 de agosto de 1572)

Desde 1562, el reino de Francia se desgarraba en medio de luchas fratricidas de Religión. El “almirante” Gaspard de Coligny, después de haber gozado, tiempo atrás, de gran predicamento en la Corte, convertido en jefe de la nobleza protestante francesa, tras la muerte del príncipe Louis de Condé en la derrota de Jarnac en 1569, había logrado rehacerse, y ambos bandos, católicos y hugonotes, parecían, una vez más, exhaustos y sin recursos. Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Religión, Guerras de – (1562-1598)

¡Nadie entreveía aún que el final de aquellas guerras extranjeras con España y los Habsburgo que acababan de concluir con el tratado de Cateau-Cambresi en 1559 iban a propiciar, paradógicamente, el lanzamiento de las desastrosas guerras de Religión, que llegarían hasta finales del siglo! Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Cien Mil Hijos de San Luis, Los – (invasión de España de 1823)

La intervención francesa en favor de Fernando VII, “una guerra de la que dependía el destino de la Monarquía francesa” –según la expresión de su instigador en las “Memorias de Ultratumba”-, fue el pretexto y el medio, en la vía de afirmación nacional, que el ministro de Negocios Extranjeros Chateaubriand se impuso como pauta, a su paso por el gobierno, la que debiera ser primer acto de la vuelta sin complejos de Francia a la escena internacional, tras la caída del Imperio napoleónico. Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Exposición Universal de París de 1867

Con el advenimiento de la era industrial, habían comenzado a organizarse unos específicos  acontecimientos o exposiciones universales, abiertas a todos los campos de la actividad humana, a las que podrían concurrir las naciones que desearan presentar sus productos y realizaciones; tales acontecimientos van a acabar desarrollándose con alguna regularidad. El gran precedente había tenido lugar en Inglaterra con aquella primera manifestación de 1851,  a la que siguió otra en 1862.

Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Frente popular (Front populaire, 1936-1938)

Fue el nombre que se dio a sí misma, por analogía con el Frente popular español, la coalición de partidos de izquierda que llegó al poder en Francia, en junio de 1936.

Su origen es complejo: Por un lado, la prolongada crisis económica mundial, tras el espasmo de Wall Street de 1929, que, como una lenta pero inexorable ola,  llegaba a Europa meses después y vino a afectar a Francia entre finales de 1930 y principios de 1931; y por otro (después de aquellos años de esperanza que habían seguido al desastre económico y social y a la hecatombe demográfica de 1914-1918), factores diversos de naturaleza política como eran la evolución europea, con el ascenso del fascismo en Italia y del nazismo en Alemania, y el fortalecimiento de aquellas ligas de extrema derecha (Action Française, Croix-de-Feu, Jeunesses Patriotiques), que, derivado del escándalo Stavisky, habían organizado la violenta manifestación antiparlamentaria del 6 de febrero de 1934. Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Revolución Francesa

Revolución Francesa: Luis XVI, cada vez más impotente ante la degradación de la situación, se había resignado a convocar, en agosto de 1788, los Estados Generales para mayo del año siguiente. Pero la Revolución, de hecho, había empezado ya con la rebelión de los parlamentos, que algunos nobles apoyaban. El rey, absoluto sólo en teoría, era respetado en todos los rincones del reino, pero el déficit crónico y la situación financiera habían hecho ineluctable aquella convocatoria de la que todo el mundo hablaba ya, mientras los cortesanos continuaban solicitando beneficios eclesiásticos, embajadas y mandos militares.

Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte:

Fronda, La – (1648-1653)

Durante mucho tiempo apartada del poder por su esposo Luis XIII y por Richelieu, la española Ana de Austria estaba deseosa de desempeñar un papel político. Mandó anular por el Parlamento el testamento del difunto rey, a fin de no tener que soportar la tutela del Consejo de Regencia en cuyo seno figuraba el influyente Mazarino; pero terminó confiándole las riendas del gobierno a este personaje de origen italiano, que había entrado al servicio del rey de Francia después de haber servido al papa, y del que Richelieu había hecho uno de sus principales consejeros, hasta recomendárselo al rey en su lecho de muerte.

Sigue leyendo

Por favor, síguenos y comparte: