Holbach, barón d’ – (1723-1789)

          Barón D’Holbach – (1723-1789). Paul Henri Thiry (Paul Heinrich Dietrich) barón de Holbach, figura importante del enciclopedismo, más sabio y algo filósofo que verdadero escritor, nació en Hildesheim, en el Palatinado, el 8 de diciembre  de 1723, en el seno de una rica familia.

          Había adquirido una sólida formación en ciencias naturales, en química y en mineralogía, y escrito diversos libros en alemán o traducidos de ese idioma, cuando decidió fijarse en París. La fortuna que le había legado su padre le iba a permitir mantener mesa franca de invitados, proteger a literatos y artistas y poner sus riquezas a disposición del movimiento filosófico, a cuya defensa se entregó con pasión y del que él mismo es, en sus obras, un eco poco original. Además de diversos artículos en la Enciclopedia de Diderot y d’Alembert, a partir de 1751, relativos a su especialidad, va a producir, en adelante, uno tras otro, escritos filosóficos, antirreligiosos y ateos, casi todos protegidos por el anonimato o el pseudónimo, y todos con el mismo empeño y afán.

          Madame d’Holbach animaba el salón que mantenía con su marido, rue Royale Saint-Roch (verdadero cuartel general del enciclopedismo), o en el château du Grandval, donde se oía –según refiere Morellet-, “la conversación más libre, animada e instructiva que nunca hubo” Entre los invitados habituales –además de los extranjeros distinguidos de paso por la Capital-, se hallaban el siempre inspirado y locuaz Diderot, Naigeon (alter ego y albacea testamentario del anterior), el funcionario de Finanzas Damilaville, Grimm, Marmontel y ocasionalmente Rousseau.

          Y de aquel cenáculo sulfuroso (muchos de cuyos parroquianos ignoraban, incluso, que d’Holbach fuese el autor), salían escritos incendiarios, manuscritos clandestinos que tomaban el camino de alguna imprenta de los Países Bajos, como la de Michel Rey en Amsterdam, o alli se recibían traducciones de librepensadores ingleses…

          Se sucedieron, entre otros, “Le Christianisme dévoile ou Examen des principes et des effets de la religion chrétienne” (1767) -con una carta a modo de prefacio, donde el autor reflexionaba acerca de si la religión es necesaria o simplemente útil para el mantenimiento y la gobernabilidad de la naciones-; luego “La contagion sacrée, ou Histoire naturelle de la superstition” (1768), “Théologie portative ou Dictionnaire abregé de la religion chrétienne” (1768); y, en 1770, su “Système de la Nature, ou des lois du monde physique et du monde moral”, a cuyo título ha quedado ligado, sobre todo, el nombre de Holbach, pieza notable en la historia del materialismo -antes del materialismo histórico-, que fue condenada por la Asamblea del Clero, y criticada por Voltaire y Federico II; porque ese libro tuvo, al menos, la virtud de mostrar las fisuras siempre latentes en el clan enciclopedista, cuyos sectores deístas vinieron a agitarse entonces.

          Vendrán luego, en 1772,  “Le bons sens du curé Meslier”, ¡o el ateísmo al alcance de todos!, y la “Morale Universelle” (1776), donde d’Holbach asigna a la conciencia un origen material: se trataría, para él, de una disposición adquirida, resultante de nuestra experiencia, de nuestros hábitos y nuestra educación. En consecuencia, no somos libres, sino determinados por el sentimiento de nuestro interés personal.

          D’Holbach estaba convencido del próximo descrédito y ruina de la religión y pretendía salvar la moral gracias a un mejor conocimiento de los móviles reales de nuestros actos; decía que por la educación se podría guiar al ser humano hacia la virtud y los hábitos favorables a la Sociedad, porque la moral no sería otra cosa, en definitiva, más que la utilidad social.

          Morirá en París el 21 de enero de 1789, a los 67 años. Era miembro de diversas academias, entre otras las de Berlín, 1752; de Mannheim, 1766; y San Petersburgo, 1780.

A d’Holbach –buena persona y desinteresado, por lo demás, según no pocos testimonios-, pero de pretencioso estilo en sus escritos, declamatorio y difuso, conocido, sobre todo, por su ruidosa profesión de ateísmo y su activismo anticristiano, le faltó el verdadero talento del escritor.

APUNTE BIBLIOGRÁFICO

AUDIDIÈRE, Sophie, BORDIN, Jean-Claude, LARDIC, Jean-Marie [et allii], bajo la dirección de –: Matérialistes français du XVIIIe. siècle: La Méttrie, Helvétius, d’Holbach; Paris, PUF, 2006.
BERMUDO ÁVILA, José Manuel: Helvétius y Holbach; Barcelona, Horsori, 1987.
CURRAN, Mark: Atheism, religion and enlightenment in pre-revolutionary Europe; Royal Historical Society , 2012.
HAZARD, Paul: La crise de la conscience européenne (1680-1715); París, 1935, diversas ediciones posteriores, Fayard, 1961.
LUSSU, Maria Luisa: Bayle, d’Holbach e il debattito sull’ateo virtuoso; Genova, ECIG, 1997.
NAVILLE, Pierre: D’Holbach et la philosophie scientifique au XVIIIe. siècle; Gallimrd, 1967. SANDRIER, Alain: Le style philosophique du baron d’Holbach: conditions et contraintes du prosélytisme athée en France, dans la seconde moitié du XVIII siècle; París, H. Champion, 2004.

Deja una respuesta