Prévost, abate – (1697-1763)

Antoine François Prévost d’Exiles, conocido por abate –, nació en Hesdin (Artois) en 1697, hijo de un procurador del rey.

¡Extraño personaje, este Prévost! “Fraile, soldado, otra vez fraile, soldado de nuevo, desertor, bígamo en Holanda –dirá Albert Chérel (1880-1962)-, viajero en Basilea y luego en Londres, benedictino en Francia, camarero de café en Amsterdam, director de teatro, timador de libreros, disoluto, pasándose al anglicanismo y regresando a Francia para hacerse fraile cluniacense y capellán del príncipe de Conti” (en H. Roddier).

De naturaleza fogosa e inconstante, habia dudado, efectivamente, entre los estados religioso o militar. Y en sus tiempos de noviciado, un día lo dejó todo y fue a alistarse en el ejército. Pero regresó en 1720, estudió teología, enseñó humanidades y fue ordenado sacerdote en 1726, en cuyo estado llegó a ser un conocido predicador mundano.

Al año siguiente, se evade de la Abadía de Saint-Germain-des-Près, huye luego a Holanda, y se le ve en Londres, al servicio de libreros para ganarse la vida; y en 1733 llega a crear un periódico de información y de crítica, Le Pour et le Contre, que aparecía cada lunes y del que él será prácticamente el único redactor. Y en aquella producción de una veintena de páginas pretendía informar sobre los hechos “tels qu’ils sont”, sobre los libros franceses y extranjeros y sobre las bellas artes. Pero, al cabo de 18 semanas, se vio en la cárcel acusado de falsedad y utilización de documentos falsos. Después de muchas vicisitudes, el periódico desaparecerá en 1740.

Finalmente regresó a Francia, perseguido por la justicia, donde retomó los hábitos con los benedictinos en 1735; y el príncipe de Conti le nombró su capellán.

Y en aquel exilio de siete años, tuvo ocasión de iniciarse a la literatura inglesa

Prévost fue un escritor realmente prolífico, y en el transcurso de su agitada vida, compuso numerosas obras de costumbres y de aventuras. De él se tienen una Histoire des Voyages (1745-1770), traducciones de novelas de Richardson (Clarisse Harlowe -que apareció en 1751 bajo el título de Lettres anglaises-, Grandison, Pamela), y una traducción de la Histoire de Cicéron de Thomas Middleton, entre otros textos.

Pero, sobre todo, es conocido por sus novelas, escritas, la mayor parte, en un tono sombrío: las Mémoires et aventures d’un homme de qualité (1728-1731), larga narración fértil en peripecias, contiene en su t. VII La véritable histoire du Chevalier Des Grieux et de Manon Lescaut (1731) que iba a erigirse en su obra maestra, describiendo, con las pasiones y vicios de sus personajes, las costumbres de su tiempo;  le Monsieur de Cleveland, fils naturel de Cromwel (1731-1739), le Doyen de Killerine, se sitúan, asimismo, entre lo mejor del género.

Prévost hizo también incursiones en el género histórico, aunque con menor fortuna.

Había acabado por constituirse un apreciable capital, con el que pudo retirarse a un pequeño beneficio eclesiástico, cerca de Chantilly. Y morirá de aploplegía en Courteuil en 1763. Sus obras originales (sin incluir la Histoire des Voyages) fueron recogidas en 39 vols. in-8º en una edición de 1783-85

APUNTE BIBLIOGRÁFICO

BILLY, André: Un singulière bénédictin: l’abbé Prévost, auteur de “Manon Lescaut”; Flammarion, 1969.
RODDIER, H.: L’abbé Prévost, l’homme et l’oeuvre; París, Boivin, 1955.
SGARD, Jean: Vingt études sur Prévost d’Exiles; Grenoble, Ellug, 1995; del mismo Vie de Prévost (1697-1763); Presses Universitaires de Laval; 2006.

Deja una respuesta